LABORAL

 

¿TIENE DERECHO EN ALGÚN CASO A PENSIÓN DE VIUDEDAD EL CÓNYUGE SEPARADO O DIVORCIADO QUE NO PERCIBE PENSIÓN COMPENSATORIA?

La Ley 40/2007 introdujo una modificación en el artículo 174 de la Ley General de la Seguridad Social en virtud de la cual, en los casos de separación o divorcio, el derecho a la pensión de viudedad correspondía a quien hubiera sido cónyuge legítimo (siempre que no hubiese contraído nuevas nupcias), aunque se condicionaba el derecho a pensión de viudedad de las personas divorciadas o separadas judicialmente a la percepción de la pensión compensatoria a que se refiere el artículo 97 del Código Civil.

 

Se entendía, por tanto, que si el ex cónyuge supérstite no tenía derecho a pensión compensatoria en el momento del fallecimiento, tampoco tenía derecho a pensión de viudedad. Sin embargo, en los últimos tiempos, se han dictado algunas sentencias que equiparan figuras como el «auxilio económico» o los «alimentos en favor de familiares» a la pensión compensatoria, este es el caso de la STSJ de Extremadura 474/2010, de 21 de septiembre o la STSJ de Asturias 921/2011, de 1 de abril.

 

Posteriormente, la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2010 estableció algunas excepciones a la regla general: tendrían derecho a la pensión de viudedad las mujeres que, aun no siendo acreedoras de pensión compensatoria, pudieran acreditar que eran víctimas de violencia de género en el momento de la separación judicial o el divorcio o cuando entre la fecha del divorcio o de la separación judicial y la fecha del fallecimiento del causante de la pensión de viudedad hubieran transcurrido menos de diez años, siempre que elmatrimonio hubiera tenido una duración mínima de diez años, y además concurriera en el beneficiario alguna de las condiciones siguientes:

 

a) La existencia de hijos comunes del matrimonio o

 

b) Que fuera mayor de 50 años en la fecha del fallecimiento del causante de la pensión.

 

Con la reforma de la pensiones que acaba de aprobarse por la Ley 27/2011, de 1 de agosto, a partir de 1 de enero de 2013 se amplía el ámbito de la protección y se reconoce el derecho a la pensión de viudedad a aquellas personas que no reuniendo los requisitos señalados anteriormente, tengan 65 o más años, el matrimonio con el causante haya durando al menos 15 años y no tengan derecho a otra pensión pública.

¿PUEDE LA EMPRESA UTILIZAR LA TECNOLOGÍA DIGITAL PARA SUSTITUIR EL RECIBO DE SALARIOS EN PAPEL?

Esta claro que la tecnología se impone cada vez más por encima de los métodos tradicionales, aunque éstos estén amparados por el ordenamiento jurídico. La eliminación del papel que se está produciendo en muchos aspectos de nuestra vida cotidiana, son ventajas que van desde el ahorro en papel en estos tiempos de crisis, el acceso a la información desde cualquier parte del mundo, y la protección del medio ambiente. Está claro que si todos, incluidas las administraciones públicas, queremos avanzar por la senda digital, nadie va a dar un paso atrás para volver al siglo pasado.
En lo que concierne al tradicional recibo de salarios en papel, es obvio que este documento tiene los días contados. Respecto a la pregunta debemos acudir al artículo 29 del Estatuto de los Trabajadores que dice:
«La documentación del salario se realizará mediante la entrega al trabajador de un recibo individual y justificativo del pago del mismo. El recibo de salarios se ajustará al modelo que apruebe el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, salvo que por Convenio colectivo o, en su defecto, por acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores, se establezca otro modelo que contenga con la debida claridad y separación las diferentes percepciones del trabajador, así como las deducciones que legalmente procedan».
Y a laOrden de 27 de diciembre de 1994, que en su artículo 2º dice:
«Artículo 2. Firma del trabajador.-1. El recibo de salarios será firmado por el trabajador al hacerle entrega del duplicado del mismo y abonarle, en moneda de curso legal o mediante cheque o talón bancario, las cantidades resultantes de la liquidación. La firma del recibo dará fe de la percepción por el trabajador de dichas cantidades, sin que suponga su conformidad con las mismas.
2. Cuando el abono se realice mediante transferencia bancaria, el empresario entregará al trabajador el duplicado del recibo sin recabar su firma, que se entenderá sustituida, a los efectos previstos en el apartado anterior, por el comprobante del abono expedido por la entidad bancaria.»
Luego entonces, y así lo están confirmando recientes sentencias como la del Tribunal Supremo de 22 de junio de 2011 (IL 1144/2011), no existe la obligación de entregar el recibo de salarios en soporte papel, si no la obligación de entregar una copia. Por tanto simplemente hay que garantizar la entrega del recibo, sea en el soporte que sea. Para ello, la empresa tiene que dar la opción de poder entregar una copia en papel a los trabajadores que no tengan acceso informático, o si por problemas técnicos el sistema no funciona. No hay que olvidar que para el cambio no es preceptivo el acuerdo con los representantes de los trabajadores, pero si es necesario el derecho de información a los representantes, que establece el Estatuto.